SONDEAR es consciente de que la globalización, la creación de mercados regionales,

la negociación y suscripción de Tratados de Libre Comercio, han generado nuevos paradigmas  políticos,

económicos, sociales y ambientales, que  sitúan a los países en desarrollo y en especial a Panamá, con su atrasado sector empresarial agropecuario y rural, en una situación difícil y poco ventajosa frente a un mercado internacional, altamente eficiente y competitivo.

Dada la circunstancia, ofrece su asistencia y capacitación a las empresas agropecuarias y rurales de PANAMA para enfrentar éstos retos que demandan ajustes profundos   en lo cultural, en lo tecnológicos, en lo económico y en lo social,  incorporando la necesidad ineludible de introducir el proceso  la  gestión ambiental, entre otros. La asistencia ofrecida, siendo eficaz permitirá a las empresas  ser competitivas y garantizar con ello, su supervivencia y recuperación, dentro del entorno económico sectorial y rural de eficiencia, competitividad y sostenibilidad socio económica que las circunstancias exigen. 

El sector rural y la empresa agropecuaria panameña, no cuenta con las capacidades para  enfrentar de  por sí,  los cambios imperativos  que se están dando. Por el contrario, las estadísticas, los estudios nacionales y de organismos internacionales señalan, que el sector agropecuario y rural del país, al igual que del resto de América Latina, es uno de los  más afectados por las nuevas políticas de globalización de los mercados y la aplicación de los Tratados de Libre Comercio que se han negociado y firmado.  Los productores y empresarios sienten que tienen un futuro incierto, frente a las dinámicas  y las presiones internas y externas,  al grado que presentan una de las más bajas contribuciones a la formación del Producto Interno Bruto (PIB). En el caso de Panana  una economía altamente concentrada en la Región Interoceánica y   especializada en el comercio y los servicios del transporte y la banca, la asignación de recursos por el gobierno y la empresa privada se orienta, como es natural a estos sectores de ventajas competitivas, generando evidentes desequilibrios regionales y severas desigualdades económicas y sociales.

Se hace necesario por tanto, identificar líneas de producción agropecuarias susceptibles de crear cadenas de producción por rubros  con ventajas comparativas, de mercados en crecimiento y con una demanda real, que les permita a los pequeños y medianos productores rurales enfrentar los cambios mencionados.

SONDEAR está convencida, que una de las primeras cosas que hay que hacer es reconvertir  los profesionales del agro, que deben ser sometidos a una readecuación de sus conocimientos, capacidades y habilidades para hacer trasferencia de conocimientos y tecnologías de manera integral.

El interior del país, el área rural y el sector productivo empresarial requiere de técnicos y profesionales que no sólo manejen los aspectos relacionados con la producción, es necesario que ellos involucren en su formación, entre otros temas, los relacionados con la gestión administrativa, los procesos de transformación e integración de mercados, que estén ajustados a la realidad y a la economía campesina, en el marco de su racionalidad; y que puedan dar respuesta a las demandas de los mercados locales, nacionales e internacionales.

A su vez, estos técnicos deben propiciar un cambio de actitud del productor rural, a una actitud empresarial y no exclusivamente de producción agropecuaria; pero estos procesos no son fáciles y encuentran algunas limitantes que son necesarias resolver.

Las limitantes administrativas que SONDEAR propone  abordar con su asistencia y capacitación comprenden las siguientes:

La baja gestión de recursos técnicos y financieros por parte de los pequeños empresarios rurales, a causa de una inexistente o incipiente organización que supla sus expectativas o necesidades.

La ausencia de una oferta de sistemas efectivos de financiación y de comercialización que hagan viables sus proyectos productivos.

La deficiente e incipiente oferta de apoyo institucional hacia los transformadores en la zona de intervención  y por lo general ha respondido a acciones descoordinadas sin impactos significativos.

La poca visión y manejo empresarial de las unidades productivas por parte de los procesadores, y la ausencia de cadenas de valor por rubro y región estructuradas.

El precario acceso a los recursos productivos y a los servicios de seguridad social.

El poco y deficiente acceso al crédito por parte delos microempresarios y pequeños empresarios rurales.

El poco conocimiento y manejo del sistema de mercadeo y comercialización de los productos.

La alta dependencia de los intermediarios para la comercialización de los productos.

La ausencia de una producción tecnificada en forma homogénea

El nivel de capacidad económica de los empresarios agropecuarios y rurales  es bajo

Los altos costos de producción y la poca asistencia técnica

La oferta actual de estos servicios de capacitación administrativa como herramienta importante para el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas rurales, desafortunadamente, y según los empresarios no es suficiente.

Los esfuerzos que se hacen desde las empresas rurales son superiores a los resultados que se consiguen, por lo que se hace necesario implementar un proceso concertado y participativo entre los diferentes actores del desarrollo social: empresarios, comunidad, entidades públicas y privadas, y ONG's, que ayuden a alcanzar un avance socioeconómico y sostenible de empresa rural agropecuaria.

La formación empresarial constituye una herramienta básica para impulsar el progreso de las comunidades, propiciando un cambio de actitud en la gente, que les permita salir de la economía de subsistencia, a la generación de utilidades y empleo.

SONDEAR consciente de la necesidad de fortalecer y complementar la formación de los empresarios rurales, con su amplia trayectoria en capacitación de adultos y de aprender -haciendo, ha desarrollado una metodología para el aprendizaje de la gestión administrativa que le ha permitido llevar la mentalidad empresarial al campo, a través de la formación administrativa al productor rural.

Esta metodología ha sido creada, validada y difundida por la FAO en América Latina, La  Fundación Carvajal en Colombia, Technoserve- USA en América Latina, con la aceptación y participación de entidades privadas y del Estado y los integrantes asociados, dueños de estas empresas.